Formación online también en las empresas

formación online a empresasUna de las cosas que hemos aprendido durante estos meses es que no podemos pararnos y que tenemos que superar las barreras físicas que se nos presentan.

¿Por qué digo esto? Porque parece que si ya no podíamos ir presencialmente a los sitios ya era imposible trabajar, comprar, asistir a conferencias, … y hemos visto que ha sido todo lo contrario.

Uno de los grandes descubrimientos ha sido la formación online. Y lo mejor es que no solo es para hacerlo desde casa de manera particular, sino también para aplicarlo en las empresas.

Las empresas son cada vez más conscientes de que la formación continua de los trabajadores es beneficiosos para ellos y también para la propia empresa, porque estarán cada vez mejor cualificados. Pero no todas encuentran la forma de hacerlo: no tienen espacios habilitados, no encuentran la hora más adecuada, sus trabajadores no pueden desplazarse fuera de sus horas de trabajo…

Si alguna vez has pensado en hacerlo en tu propia empresa, ahora ya puedes porque la formación online es la solución perfecta para ti porque:

  • No necesitas tener salas de formación: cada empleado accede desde su ordenador
  • No tienes que hacer grupos ni turnos de formación: se pueden utilizar los momentos de menor volumen de trabajo
  • Puedes tener el sistema de clases grabadas previamente para que cada persona pueda hacerlo a su ritmo
  • Si optas por el sistema de por sesiones en directo, se puede formar a todos a la vez sin que tengan que estar juntos en un mismo lugar
  • Logras un mejor seguimiento de la formación
  • Son más económicos ya que el formador no tiene que desplazarse

Estas son algunas de las ventajas más inmediatas de la metodología online. Además, a pesar de lo que pueda parecer, hay una inmensa variedad de temáticas: clases de idiomas, nuevas aplicaciones informáticas, actualización de normativas y procesos, productividad y gestión de equipos, aprendizaje de nuevas habilidades, etc.

Los medios de comunicación hablan constantemente de la necesidad de digitalizar los negocios y empezar por la formación es una de las mejoras de hacerlo, y la más sencilla.

En Bitácora Consulting sabemos que ahora más que nunca es el momento de seguir avanzando. Creemos que la posibilidad de poder formarte a ti y a tus empleados, sin trabas, sin importar donde estéis o las circunstancias es una gran oportunidad que no puedes dejar pasar. Y por ello queremos invitarte a que contactes con nosotros para mostrarte como hacerlo posible y cómo podemos ayudarte.

Gestión de la Incertidumbre

Hemos empezado las fases de desescalada con esperanza y a la vez con incertidumbre. Es el momento de volver a reunirnos con nuestros amigos, familiares y con nuestro equipo de trabajo.

Cuando regreses a tu puesto de trabajo no importará el cargo o la posición que ocupas, todos tenemos que ‘remar a favor de obra’ para salir airosos de esta situación. La motivación, la formación de equipo y la empatía van a ser las claves en todo este proceso de adaptación y superación.

En esta nueva etapa profesional que vamos a vivir, tenemos que estar dispuestos a realizar un esfuerzo extra, porque se ha perdido mucho en muy poco tiempo. Tu percepción de la realidad influirá en la forma en la que sientes ante esta situación de incertidumbre, puedes sentir emociones como la ansiedad o como el miedo cuando no sabes la respuesta a preguntas como: ¿qué va a pasar con la empresa? ¿qué ocurrirá con mi puesto de trabajo? ¿seguiremos con el proyecto que nos aprobó este cliente? …

Como sabes, no hay magia para sentirse mejor y que desaparezcan la ansiedad y el miedo, aunque lo que sí puedes hacer es entrenar tus emociones. Al igual que si quieres cuidar tu cuerpo lo entrenas con una serie de ejercicios, si quieres mantener bajo control tus emociones, realiza, lo que nosotros llamamos ‘deporte mental’, dedica tiempo a ejercitar tu mente.

De esta forma podrás controlar emociones como el miedo que te bloquea, y contribuir proactivamente a alcanzar los objetivos de tu equipo de trabajo, practicando el optimismo inteligente, que es, percibir la realidad, como siembre se ha dicho, viendo el vaso medio lleno en vez de medio vacío.

Si no sueles hacer ‘deporte mental’, ¿por dónde empezar?

Lo primero es importante que no te juzgues ni culpes por sentir miedo o ansiedad, acepta que estas emociones están presentes en tu cuerpo y reconócelas de forma natural, es como si las dieras la bienvenida: ‘hola, os reconozco ya estáis aquí’, esto es un buen comienzo, ya que eres humano y lo normal es que sientas todo tipo de emociones, aunque eso sí, también puedes continuar diciendo: ‘vais a estar poco tiempo conmigo, os quiero despedir pronto’.

Lo segundo puedes empezar por alguna práctica sencilla, ponte cómodo y escucha un audio de relajación, como el que te ofrecemos a continuación. Con el hábito de estas prácticas notarás que tú tienes ‘el control de los mandos’ para sentirte mejor, y por lo tanto, para influir en los resultados de tu vida personal y profesional.

Escucha este ejercicio de relajación que hemos realizado especialmente para ti:

https://youtu.be/SJ_TVJkFtkc

La enseñanza de esta práctica es que siendo conscientes de nuestra fragilidad encontraremos nuestra fortaleza. Ejercita la gestión de tus emociones y mejora tu liderazgo personal.

Ahora más que nunca, refuerza tu liderazgo

Antes o después volveremos a nuestra vida que hemos dejado en pausa, a una nueva normalidad. Saldremos del confinamiento, aunque no sabemos muy bien cómo ni cuándo, y esto nos provoca miedo e incertidumbre. Por ello, ahora más que nunca, debes actuar como un líder, debes reforzar tu empatía y tu gestión emocional.

El líder inspira y consigue sacar lo mejor de su equipo porque se gana su confianza y respeto, de manera natural, sin imponerse.
Ahora más que nunca, es el momento para reforzar tu liderazgo, tu equipo te necesita, quiere que seas su apoyo, su guía, un referente al que mirar para suavizar su incertidumbre, para sentirse mejor
¿Y qué aspectos debes reforzar? ¿En qué te debes enfocar?

1. Lo primero es lo primero: cree en ti, recuerda retos tan difíciles como el actual, o incluso más, de los que has salido airoso. ¿Qué cualidades activaste para conseguirlo? Apóyate en tus puntos fuertes, muéstrate optimista, con autoconfianza, trabaja tu miedo y tu incertidumbre, recuerda que tu equipo te necesita.

2. Muéstrate como una persona accesible y positiva, a la que se puede acudir tanto para una duda, un problema como para comentarle alguna anécdota o incluso al mediodía para el descanso de la comida.

3. Actúa de forma transparente y honesta. Informa a tu equipo tanto lo bueno como lo malo de la forma más clara y completa posible sobre todo lo que les afecte. La honestidad es muy valorada, sobre todo en momentos críticos como el actual.

4. Potencia tu escucha activa. Es muy importante que se sientan escuchados, demostrándoles tu atención, con tus gestos y tus palabras.

5. Da reconocimiento positivo al trabajo bien hecho, especificando la conducta de éxito, no basta con una ‘palmadita’ y un ‘bien hecho’, es más efectivo: ‘el cambio X que has realizado en el informe Y es excelente, me has ahorrado tiempo’. Un reconocimiento efectivo hace que aumente la motivación para continuar a pesar de las dificultades.

Respecto a la gestión de los malos resultados, muéstrate conciliador, haz que tus subordinados asuman su responsabilidad y se enfoquen en una solución, dándoles confianza y realizando seguimiento.
Se avecinan tiempos difíciles y ahora más que nunca, tienes la oportunidad de luchar por tu equipo, y por tu empresa, de ser el líder que siempre has querido ser.