RESILIENCIA

 

A lo largo de tu vida seguramente has tenido (y tendrás) momentos críticos y muy duros en los que parece que se está poniendo a prueba constantemente y de todas las formas posibles. Problemas de trabajo, de dinero, en las relaciones familiares y personales, de la salud… más o menos grandes, de forma aislada o varios a la vez y lo que te hace ser cómo eres es la forma de sobreponerte y continuar adelante.

Superar los obstáculos y adversidades no resulta fácil, incluso hay muchas personas a las que puede parecer casi imposible, sobre todo cuando son hechos que no se han vivido antes y no hay referencias propias o cercanas para afrontarlas. Este es el caso que estamos viviendo ahora por la epidemia del COVID19.

 

Aquí es donde entra el juego la “resiliencia” o capacidad de adaptación positiva para recuperarse frente a la adversidad y seguir avanzando hacia el futuro. La resiliencia es lo que hace que desarrolles recursos que no sabías que tenías pero que de alguna manera estaban latentes dentro de ti porque nunca los habías necesitado.

Las personas resilientes se caracterizan porque actúan de acuerdo a un conjunto de valores personales y además saben gestionar sus emociones para no verse superadas por ellas.

Son personas que destacan por su honestidad, integridad, respeto, sentido de la justicia, responsabilidad, amabilidad e inclusión. Son personas que utilizan las emociones positivas para reducir su estrés y ansiedad, y que consiguen ayudar a otros a controlarse mejor cuando las situaciones son difíciles.

La buena noticia es que este momento también puedes superarlo. Puedes aprender destrezas y estrategias que ayuden a recuperarte de los malos momentos y situaciones difíciles como esta. Puedes dejar atrás los malos sentimientos y vencerlos.

Ante una situación tan complicada como la que vivimos ahora de confinamiento en casa tienes 2 formas de buscar la salida:

  • puedes pensar: “esto es lo peor, menudo aburrimiento”, “me ahogo, no puedo estar encerrado como en una prisión”; “esto va a ser el caos económico”; “¿cómo voy a salir de esta?” … lo que nos lleva directamente al desánimo y la rendición
  • o bien pensar: “aunque ésto dure 2 o 3 meses, voy a poder disfrutar del verano”; “ahora que estoy en casa es el momento para hacer las cosas que nunca hago”; “voy a hablar ‘más y mejor’ con mi pareja o con mis hijos”; “todo este cambio va a crear nuevas y diferentes oportunidades y seguro que la economía resurgirá con fuerza”

 

Tu percepción y mentalidad sobre la realidad influye directamente en la forma en que experimentas emocionalmente las situaciones. Como dice la canción:

“…Depende ¿de qué depende?
De según como se mire, todo depende …”

 

Entonces ahora puedes preguntarte ¿qué opción elijes?

En Bitácora Consulting queremos acompañarte en estos duros momentos y ayudarte a que entrenes a tu mente para que la resiliencia forme parte de tus fortalezas.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *