Liderazgo por Colores

Ser líder no es lo mismo que ser jefe, eso ya lo sabemos y lo hemos hablado en otras ocasiones. Ser líder significa inspirar, motivar y hacer que tu equipo se sienta parte del proyecto y conseguir juntos los mejores resultados.

¿Sabes liderar por colores? La metodología DISC asocia características de conducta a 4 colores.

¿Para qué sirve? Para reconocerte y exprimir tus puntos fuertes, venciendo miedos y aumentando la autoconfianza. Además, liderar por colores te ayudará a conocer, más profundamente, a los miembros de tu equipo para tratarles como quieren ser tratados, y apoyarte en sus puntos fuertes, que quizá puedan ser tus áreas de mejora, potenciando su motivación y mejorando su rendimiento.

 

¿Te reconoces en algún color?

ROJO: son personas de acción, aunque no impulsivas, dan pasos firmes sin titubeos. Piensan de forma rápida y con resultados, pero no les gusta la bibliografía extensa. Son directas, van al grano y están enfocadas a tener resultados lo antes posible, sin rodeos ni demoras. Llaman a las cosas por su nombre y transmiten seguridad al equipo.

AMARILLO: son personas muy activas a las que les mueve la ilusión y las ideas novedosas y originales. Les gusta probar y hacer descubrimientos. Consiguen motivar e inspirar a sus equipos con su energía optimista y contagiosa. Son los que despiertan grandes simpatías y levantan la moral de los equipos, sacando lo mejor de ellos aún en condiciones difíciles.

VERDE: son personas calmadas y empáticas. Les gusta el diálogo y el consenso, hacen partícipe al equipo y escuchan de forma activa. Tienen fama de justos y fomentan la fuerza del trabajo en equipo sobre el individual. Intentan tomar las decisiones más adecuadas, teniendo en cuenta que nadie se sienta excluido o perjudicado.

AZUL: Son personas que antes de tomar una decisión la estudian en profundidad y meditan sobre las opciones más fiables y seguras. Prefieren obtener resultados más modestos, antes que asumir riesgos, siendo más conservadores en su toma de decisiones. Son personas meticulosas, tienden a controlar hasta el más mínimo detalle y no toleran las sorpresas o las cosas de última hora. Planifican y organizan todo para asegurar un resultado óptimo, medido y predecible.

 

¿Cómo tratar a las personas de tu equipo?
Si tú te reconoces en un perfil rojo y te encuentras ante alguien azul, debes tratarle con el de una forma medida, escuchando los datos que te ofrece y darle tiempo de análisis porque no reacciona bien ante las prisas y los imprevistos.

Sin embargo, si tu perfil es amarillo, y estás tratando con un estilo verde, coincidirás con esta persona en el interés de ambos por las personas, aunque debes aminorar tu ritmo rápido, ofrecerle seguridad, preguntarle y escucharle porque prefiere conocer tu opinión antes de tomar una decisión o iniciar una actividad.

Al principio te podrá parecer algo chocante, pero una vez que lo analizas todo, verás como tendrás a tu alcance una potente herramienta para mejorar la productividad y desempeño de tus empleados.

Además, podrás utilizar la metodología de los colores para mejorar en tus relaciones sociales, clientes, familiares, amigos. Sólo es cuestión de práctica.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *