La constancia es la clave de tu éxito

La constancia es la clave de tu éxito. Cuando quieres conseguir un objetivo y en tu camino aparecen obstáculos, te puedes sentir derrotado y quieres dejar de intentarlo. La constancia es clave para lograrlo. Te sugiero que no te des por vencido. Sigue este proceso que incluye estas cuatro fases.

1.Convierte tu objetivo en un reto

Cuando los obstáculos se interponen en nuestro camino, corres el riesgo de que tu actitud se vuelva negativa. Empiezas a focalizar en las cosas que van mal, olvidas lo que has conseguido hasta el momento y se diluye lo que realmente te motiva para seguir luchando.

Para lograrlo pregúntate:

– ¿Para qué quiero conseguir este objetivo? Escribe cinco razones que te muevan a continuar. Recuerda lo que realmente quieres obtener.

– Ahora en un lugar tranquilo, cierra los ojos, relájate, reflexiona y pregúntate ¿Cómo me sentiré cuándo haya superado los obstáculos y conseguido el objetivo? ¿Qué es lo que veo? ¿Qué es lo que escucho internamente? ¿Qué me dicen las personas que quiero y están cerca de mi?

Realiza este ejercicio hasta que tomes conciencia de la motivación que te moverá e impulsará a seguir hacia tu objetivo

2.Reformula en positivo la situación negativa y utilízala como una ventaja.

Puede que los obstáculos que surjan son necesarios para aprender y seguir avanzando. Es muy importante ver la ventaja de la situación negativa y gestionar la emoción que te provoca, preguntándote:

¿Es esto lo suficientemente importante para que yo me sienta…..?
¿Está justificado que me sienta…….?
¿Va a mejorar las cosas que yo me sienta….?

Cuánto más suavices la emoción y busques la ventaja de la situación negativa, los tiempos difíciles serán más cortos y te acercarás más rápidamente a tu objetivo. Cuando te dices a ti mismo frases como: “Tal vez debería renunciar”, replantéate rápidamente lo dicho y  pregúntate “¿Qué he aprendido de esta situación para seguir adelante?”. Puede que te lleve un poco de tiempo aunque si persistes te darás cuenta que focalizarás más pensamientos positivos y la idea de renunciar cada vez estará más lejana.

3.Planifica los siguientes pasos

Define las metas del nuevo camino a seguir, partiendo de la difícil situación en la que te encuentras hasta cuando logres el triunfo. Tu vida va a seguir de todas maneras y así te costará menos vencer el obstáculo que ha surgido en tu camino.

El verdadero poder de este proceso viene con la acción. Tan pronto como hayas definido las metas a conseguir, escribe qué tareas tienes que hacer para conseguirlas y asígnales una duración, fecha de comienzo y de finalización. Esto te permitirá crear un impulso muy rápido y tomarás conciencia de los  progresos. Felicítate y celebra tus pequeños avances y se te olvidará que te entretuviste con la idea de dejarlo.

Pregúntate: ¿Qué cosas puedo hacer ahora mismo para moverme en la dirección de mis metas? Tan pronto cuando tengas la respuesta, empieza a hacerlo.

4.Simplifica tus acciones

Si el objetivo que te has fijado requiere hacer muchas cosas y muchos cambios, abordar todo a la vez puede te puede provocar un gran desgaste emocional. Es mejor dividir el proceso en partes y avanzar en un área determinada a la vez. De esta manera, estarás reacondicionando tu mente a medida que obtengas los logros y avances sencillos.

Si sientes que estás a punto de dejarlo todo, recuerda que puedes llegar a donde quieras si te levantas, sacúdete el polvo y sigue adelante; sólo tienes que proponértelo.

Para que en los momentos que lo necesites recuerdes este proceso, quédate con estas palabras:

RETO – VENTAJA – PLANIFICA – SIMPLIFICA

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *