Cuando parece que las vacaciones no llegan nunca …

Estamos finalizando el mes de junio y ya empieza a sentir el olor a playa, a cenas con amigos en una terraza, a tardes de relax leyendo tu novela favorita… tenemos ya las vacaciones en la punta de los dedos pero parece que no llegan nunca.

Estos últimos días antes del ansiado descanso se nos hacen eternos y parece que incluso estás más cansado de lo habitual. El término científico para eso es “síndrome o estrés pre-vacacional”, pero yo le llamo simplemente agotamiento fin de curso que creo que lo describe mejor.

 

Los síntomas suelen ser:

  • Ansiedad y agobio por querer dejarlo todo cerrado antes de irnos y llegamos a pensar ¿pero que he hecho yo durante el año si al final no he terminado lo que debía?
  • Preocupación porque todo quede en orden para nuestra vuelta y que no tengamos que interrumpir las vacaciones
  • Cansancio y falta de energía porque tenemos mucho que hacer y poco tiempo, y con el cansancio que arrastramos de un año de trabajo se nos hace todo cuesta arriba
  • Falta de concentración en el día a día porque nuestra mente está ya pensando en todos los planes que tenemos para el verano, y el presente se nos hace tan aburrido…
  • Disminución del rendimientoes la consecuencia directa de todo lo anterior

 

¿Te suena todo esto? Si la respuesta es que si es por dos motivos:

  • ahora mismo estas en este momento y cuentas los días para coger el bañador
  • curiosamente son prácticamente las mismas cosas que te pasan cuando vuelves de las vacaciones y que entonces llamamos “depresión postvacacional”

Y tu dirás… vale ¿pero que hago porque aún me quedan unos días (sobre todo si tienes las vacaciones en agosto) y no puedo seguir así? Pues te voy a dar unos pequeños consejos para aliviar esto y poder disfrutar del verano desde el principio:

  • haz una lista de todas las tareas a realizar, el tiempo con el que cuentas y prioriza de mayor a menor importancia: planificar tu trabajo te ayudara a mantener el ritmo estos días y eliminar el agobio
  • ordena tu espacio de trabajo en la medida que puedas y poco a poco, ver las mesa despejada siempre genera tranquilidad porque te da sensación de control
  • avisa con antelación a las personas con las que trabajas compañeros, clientes, proveedores … que vas a estar ausente unos días pero que no deben preocuparse porque no quedan temas pendientes y si se produce algún imprevisto pueden contar con una persona que te sustituya
  • reúnete con el compañer@ que quede al cargo de tus tareas y también con el que tengas que sustituir cuando le toque irse, para ver como os coordináis. Normalmente suelen ser la misma persona así que tranquil@ porque no habrá sorpresas desagradables
  • programa la respuesta automática del correo electrónico para no dejar ningún email sin responder. En el mensaje debes incluir las fechas en la que no estás y la persona de contacto en caso de alguna incidencia. ¡Ah! y no te olvides de desearles unas buenas vacaciones, que también ellos se lo merecen.
  • cuando sientas que ya no puedes más, intenta hacer unos ejercicios sencillos de relajación: practicar 5 minutos de Mindfulness puede salvarte de un día preocupaciones innecesarias
  • en tus ratos de descanso o cuando salgas de trabajar, dedica un tiempo para planificar las actividades que vas a hacer en vacaciones, eso te mantendrá motivad@ con un objetivo que te hace feliz y te subirá el estado de ánimo

Por último, mantén una actitud positiva dentro y fuera del trabajo, así podrás disfrutar del verano entero y no sólo de los días de descanso. Hay que aprovechar esta época del año para recargar las pilas porque después de los días de sol y playa la vida continúa y también hay que disfrutarla.

Y recuerda esta frase de Robert Orben, un escritor estadounidense de comedia:

En unas buenas vacaciones, no tienes nada que hacer y tienes todo el día para hacerlo.

2 comentarios

  • Elena CC

    Me encanta este post, definitivamente estoy en “depresión prevacacional” tengo todos los síntomas, así que me van a venir muy bien tus consejos a la espera de que poner en práctica los de Robert Orben; muy acertada la frase. Saludos y felices vacaciones

    • Bitacora Consulting

      Muchísimas gracias Elena, estamos encantados de poder ayudarte y ánimo que las vacaciones al final si que llegan 😉

  • Escribe un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *