Cómo teletrabajar sin quemarte

teletrabaja sin quemarteUna de las cosas más evidentes que nos ha traído la pandemia, es que el teletrabajo que antes se veía como solamente apto para 4 privilegiados, ahora es una necesidad real para muchísimas personas.

Trabajar desde casa ha sido considerado como una “bicoca” porque supuestamente no hay que fichar, puedes hacerlo cuando quieras y encima no tienes que “aguantar al jefe”.

La realidad es otra muy distinta porque:

  • El teletrabajo existe desde siempre: los autónomos, según a lo que se dediquen, lo llevan haciendo desde siempre
  • Es verdad que puedes hacerlo cuando quieras, pero el no tener horarios es muy peligroso porque puedes estar prácticamente todo el día
  • La soledad y el aislamiento del resto de compañeros no es para nada deseable. Somos seres sociales por naturaleza y necesitamos momentos de interacción para desconectar, para aclarar ideas, para buscar colaboraciones, etc. Y eso en casa solo no es lo mismo

El cambio fundamental de pensamiento es que el teletrabajo va a dejar de ser una forma especial para la conciliación y se convertirá en una opción real y habitual de trabajo. Y como tal debe de tener unas reglas de juego para no caer en extremos, como el no hacer nada en todo el día hasta el último momento o pasarte 18 horas trabajando seguidas.

Estos cambios en los comportamientos sociales y laborales van a tener también su reflejo en el aspecto legal, pero ya sabemos que “las cosas de palacio van despacio”. Por este motivo, ahora es básico que puedas tener bien claro qué es exactamente el teletrabajo, en qué condiciones y cómo realizarlo de una forma correcta y efectiva.

Establecer unas pautas te vendrán muy bien a la hora de ponerte con ello. Te damos unos ejemplos para que los puedas adaptar a tu situación y pensar en otros más específicos si lo necesitas:

  1. Ponte un horario, como si fuera a un trabajo físico. Te ayudará a organizarte el resto del día porque estando en casa puedes tener 1001 distracciones no laborales que pueden parecer urgentes y desconcentrarte. Cuando estás en tu puesto físico si ocurren te esperan a que vuelvas, pues en el teletrabajo también
  2. Prepara un espacio concreto de tu casa y asígnalo como lugar de trabajo. Así, tanto tú mismo como los demás de la casa, identificarán fácilmente que si estás ahí es porque estás trabajando y no puedes “estar en otra cosa”.
  3. Arréglate como si fueras a salir, aunque no lo hagas. Quizá no tengas ese día ninguna videoconferencia, pero nunca se sabe. Además vestirte ya te predispone a una determinada actitud, en este caso la de trabajar de una forma profesional por lo que seguir en pijama no es una opción.
  4. Organízate la agenda diaria con todas las tareas del día, estableciendo prioridades y viendo cuáles son las más y las menos urgentes. Si tienes algún imprevisto así tendrás la tranquilidad de que lo que queda puede esperar a mañana.
  5. Mantén un contacto regular con tus compañeros. El email está muy bien, pero también necesitarás alguna “conversación” real tanto laboral como social para recordarte que seguís siendo un equipo aunque no estéis juntos físicamente. Estos contactos los puedes hacer por teléfono o videoconferencia, pero también se necesita de la reunión presencial para no perder el sentido de pertenencia.

Por último, ten bien definido cuales son tareas que puedes realizar en situación y cuales no. Y ten cuidado con lo de “bueno como estoy en casa, cuesta menos”. El trabajo es trabajo independientemente de donde se realice, y esto hay que tenerlo presente tanto en el tiempo empleados como en las herramientas que vas a necesitar para hacerlo o el pago que vas a recibir por ello. Según la profesión que tengas necesitarás unas cosas u otras y si presencialmente el material y herramientas te lo facilita tu empresa, por estar en casa no tiene porqué ser todo por cuenta tuya.

El teletrabajo es una muy buena opción para continuar con tu vida laboral, pero debes de hacerlo de una forma correcta y consciente para no llegues a tener la sensación de “estar quemado” como cuando trabajas de la manera tradicional.

 

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *